El presidente Joe Biden, bajo presión política, aceptó admitir cuatro veces más refugiados este año fiscal que su predecesor, pero las agencias de reubicación reconocen que el número estará en realidad más cerca del mínimo histórico de 15.000 establecido por Donald Trump. Los defensores de los refugiados se alegraron conContinúe leyendo