Funcionarios esperan que Biden repare el sistema migratorio

La elección del demócrata Joe Biden es vista con buenos ojos entre algunos agentes de las agencias encargadas de hacer cumplir las leyes de inmigración.

´“Aquí también estamos divididos, como en el resto del país”, dice una fuente de la Patrulla Fronteriza que pidió mantener su nombre bajo reserva por temor a represalias. “Muchos agentes están preocupados porque bajo el actual gobierno hemos asumido funciones que no corresponden a las que nos fueron asignadas por una ley del Congreso”.

Entre los trabajos que sobrepasaron las atribuciones, los agentes mencionan las separaciones forzadas de familias en la frontera, que en su momento fueron reconocidas por el gobierno y afectaron a 2,654 familias.

Las separaciones ocurrieron luego que agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP), por órdenes del entonces fiscal general, Jeff Sessions, levantaran cargos criminales a adultos que venían en busca de asilo bajo el marco de la denominada política de ‘tolerancia cero’. Ello permitió que les arrebataran a sus hijos mientras enfrentaban el proceso criminal. Pero una vez concluido, cientos no pudieron reunificarse con sus hijos porque el gobierno no estableció un protocolo.

La criminalización de estos inmigrantes fue parte de la política migratoria del presidente Donald Trump diseñada por Stephen Miller, uno de sus principales asesores políticos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *